.

.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

8 de diciembre de 2016

Diciembre, mes de la navidad y de la Huayligía

La Huayligía es la representación teatral artística de danza, canto y música de las vivencias de los pastores andinos que tiene un origen preincaico y que nos envuelve hasta la actualidad, y que evoca y escenifica a las comparsas o sequitos o tropas (waquis - huaquis) de pastores y pastoras que asistían desde sus moradas en las alturas andinas, a la festividad del mes de diciembre (Cápac inti raymi), determinado por el calendario andino; y la obligación de participar en la festividad y tributar ante los representantes del poder de su época en la cual vivían. Esta actividad festiva andina era la más grande del imperio incaico ya que se rendía culto a su Dios principal, es decir al sol (inti). Los invasores occidentales trabajando en su lucha o guerra en contra las idolatrías andinas impusieron el cambio de deidad o Dios para las fiestas de diciembre y obligaron a ofrecer pleitesía y adoración a Jesús de Nazaret, en las reducciones por intermedio de las cofradías festivas. En la actualidad la huayligía solo es arte de la música, del canto y del baile evocando este origen y es una manifestación cultural artística que nos une y nos identifica.

SOBRE SU ORIGEN: Es creación y desarrollo del mundo andino preincaico e incaico y que incluso en la actualidad continúa adaptándose a los nuevos tiempos y condiciones.

En sus inicios era la superestructura cultural artística adaptado al engranaje económico que imperaba, lo practicaban las pastoras y pastores de auquénidos, quienes también organizaban el CHACO que consistía en formas de organización grupal que les permita atrapar a los animales dañinos a la ganadería como los zorros, los pumas, los cóndores, etc. de los cuales obtenían sus huesos, sus plumas, sus pieles, etc. para construir utensilios de diverso uso, por este mismo sistema atrapaban a las vicuñas que son auquénidos que no están completamente domesticados para trasquilarle su lana para elaborar vestimentas de alta finura y en conjunto constituían una entidad económica y como formaban parte de señoríos, y nacionalidades, obedecían a un sistema de gobierno y por consiguiente para permitir la funcionabilidad organizativa estaban obligados a tributar con sus productos y a la vez realizar trueques con la poblaciones de otras latitudes para obtener productos que ellos no producían pero que lo necesitaban y como en el mundo andino todo se realizaba animados por la festividad de música, canto y baile fueron creando en un largo proceso de desarrollo “LA HUAYLIGÍA” como entidad artística que acompañaba a la actividad económica de pastoras y pastores y así organizados lo encontramos ya en el incario con el nombre de huaylía o huaylliq que significa canto de triunfo y alegría. Se tiene noticias que eran escenificados en la presencia de la corte imperial incaica por las ñustas y pallas que llevaban azucenas de plata (teas, antorchas, que tenían similitud con árboles pequeños primorosamente adornados). Al inicio eran de ichu; actualmente lo construyen de madera y lo adornan con papeles coloridos de seda y otros materiales…

SU MÚSICA: Lo esencial de su música lo ejecuta un conjunto de músicos que tocan de dos a cuatro flautas denominados, pincullos, construidos de carrizo o caña hueca, huesos y metales, con tres huecos superiores y uno inferior.

Estos músicos ordenaban los sonidos recogidos de la naturaleza; así, como aquellos que produce el choque de los vientos andinos con las montañas, con las rocas, con el ichu y, también los sonidos que hace el agua de los arroyuelos y las cataratas y complementado con el ambiente de las estepas y laderas en donde practican su ganadería, su pastoreo, y en donde viven. El ritmo lo llevaba un tamborcito llamado tinya. La soledad de estos parajes y sus noches estrelladas les permitían ordenar las notas musicales y dar nacimiento a la música de la huayligía. En la actualidad el arpa ha reemplazado a la tinya para llevar el ritmo y han introducido instrumental musical occidental; como el violín, los clarinetes y los saxofones, todos los bailantes llevan una sonaja metálica en las manos que también marca el ritmo del baile, pero no han podido remplazar a los pincullos ya que ellos exponen la esencia y la sistematización de la música autentica de la huayligía.

LUGARES DE SU PRESENTACIÓN: En todo el Perú con el nombre de huaylía, pero como huayligía lo encontramos en los pueblos del valle del Mantaro, el valle de Yanamarca, la provincia de Tarma, etc. En algunos pueblos se les denomina también las pastoras.

SU VESTIMENTA: Los varones usan la vestimenta del vasallo español del siglo XV impuesta por el virreinato del Perú con algunos cambios; como por ejemplo algunos usan sombreros de lana, otros birretes o chullos. El uso de la camisa, el chaleco y el calzón son muestras de estas vestimentas de modelo español. La vestimenta de las damas también refleja esta influencia y estas épocas. En sus inicios debieron usar sus propias vestimentas andinas de todos los días. Las mujeres llevan las azucenas que son incinerados al final de la fiesta como símbolo purificador del fuego y la despedida. Los varones llevaban algunos auquénidos pequeños construidos de pieles de animales como adornos o como depósitos de alimentos también usaban la arcilla con los mismos fines. Sus máscaras son de madera o badana de cuero mostrando el rostro del pastor andino. Las pastoras son mujeres jóvenes solteras, no tienen máscaras pero si la mamacuna el personaje femenino de la huayligía.

LOS PERSONAJES:
1.-EL HUAQUI – WAQUI: Personaje masculino del pastor andino en algunos lugares con caretas de madera en donde se puede ver las zonas de su rostro irritadas por el intenso sol andino. (Huaqui en runa simi significa: tropa; probablemente porque venían en grupos).
2.-LA MAMACUNA: Esposa y compañera del huaqui con vestimenta andina de pastora y careta o máscara de mujer que muestra irritabilidad del rostro causado por la irradiación solar.
3.-LAS PASTORAS: Personaje que representa a las mujeres pastoras solteras se presentan sin máscaras, sus vestimentas son más lujosos con bordados y adornos en los sombreros. Ellas llevan las azucenas o teas…
Fuente: Temática Andina Variada – Víctor Dionisio Garma

Leer más...

1 de diciembre de 2016

Qhapap Raqmi: peregrinación desde los Andes hasta el mar

Desde el centro administrativo y religioso de Hatun Xauxa (Jauja, Junín) hacia el Oráculo de Pachacamac (Lima). Desde los Andes hasta el mar. Ese será el objetivo de la Peregrinación Qhapaq Raqmi 2016 y V Caminata Chaski. Una ruta integradora de 242 kilómetros que, en cada paso, hará un llamado a la paz mundial.

Del 10 al 21 de diciembre se escuchará el pututo en una ruta ancestral. Su voz telúrica será el llamado para crear una alternativa de desarrollo sostenible en los pueblos que circundan los caminos pedestres. Esa es la consigna de Felipe Varela, el Chaski y Pedro La Rosa, guía de turismo de Jauja.

Ambos son los responsables de la peregrinación ecoturística que comenzará el sábado 10 de diciembre con una ofrenda en el ushnu (altar) del complejo arqueológico Xatun Xauxa (Jauja, Junín).

A lo largo de su travesía los expedicionarios cruzarán diversos pasos de altura, como Llocllapampa (4180 m.s.n.m.), Paraje de Ninabamba (4450 m.s.n.m.) y Portachuelo (4870), el punto de mayor altitud e la ruta.

A la llegada a Pachacamac se realizará una ceremonia de agradecimiento y una fiesta al fuego. También se ha programado un abrazo fraternal por la paz mundial y una ofrenda al mar (Mamacocha). La caminata culminará con un baño espiritual.

Los datos
El peregrinaje es considerado un evento de trascendencia nacional que contará con la presencia de los Consejeros regionales de Junín y Lima, periodistas y turistas de diferentes parte del Perú.

El anhelo de los organizadores es consolidar una ruta de peregrinación y ofrenda a través de la revalorización y reconocimiento del potencial ecoturístico para mantener un turismo sostenible y lograr una óptima conservación de toda la ruta sagrada en mención.

Más información en www.facebook.com/chaskixauxaruna
Fuente: Diario La República

Leer más...

22 de noviembre de 2016

Jauja esta de FESTTA

Este 23 de noviembre se inicia el “XXIII FESTTA NACIONAL”, el Festival de Teatro Escolar Túpac Amaru (FESTTA) que tiene ya 44 años de existencia y una cobertura nacional que involucra a centenares de centros educativos del país, que le hace en el certamen artístico escolar de mayor importancia del Perú. Es el resultado de un gran esfuerzo de docentes, alumnos y autoridades de centros educativos que se preparan para competir por el máximo galardón: el gallardete del primer premio al mejor montaje del año.

Jauja será sede del FESTTA nacional, para elegir al ganador general de este certamen. Para la presente edición, el Colegio San Agustín de Jauja y el grupo de Metáfora Teatro han asumido la responsabilidad de organizar el XXIII FESTTA nacional, en el que participarán elencos de distintos centros educativos del país, del 23 al 27 de noviembre en el auditorio del hospital “Domingo Olavegoya”.

Además, el colegio San Agustín y Metáfora Teatro han organizado simultáneamente la IV Muestra Nacional de Teatro en las que participaran elencos y directores de teatro de diferentes partes del país. Definitivamente, Jauja estará de FESTTA.



Leer más...

13 de noviembre de 2016

Gran documental “El Huatrila de Sausa – Tambo”

A un año de su publicación, presentamos este documental con el único fin de difusión cultural y que sirva de inspiración para que las siguientes generaciones mantengan la tradición de nuestros pueblos, y como  homenaje a todas las personas que, sin proponérselo, continúan haciendo de la tunantada de Sausa - Tambo, una expresión viva.

Al igual que en los demás distritos de la provincia de Jauja, en el distrito de Sausa practican la tunantada, teniendo una expresión propia en el personaje del “Huatrila”, ejecutando un estilo propio que ha sido reconocido por su propio pueblo y por los demás cultores de la Tunantada.
Fuente: Xauxaperu

Leer más...

2 de noviembre de 2016

La Tunantada, candidata 2017 al premio “Princesa de Asturias” de las artes - España

La Tunantada es una de las expresiones culturales más importantes de la provincia de Jauja Perú, se constituye en un baile ambientado en tiempos de la colonia como una manifestación de carácter plural y multiétnico reconocida según Resolución Viceministerial Nº 076/2011 VMPIC-MC del 21/01/2011 como patrimonio cultural del Perú por su historia y originalidad.

Su representación data desde 1,550 hasta fecha habiendo traspasado fronteras del Perú donde manifiesta su colorido en las vestimentas de cada bailante, así mismo este baile tiene como característica fundamental en cada representante su actuación y dialogo constituyendo una parodia española. Al momento de la ejecución del baile se plasma en una cuadrilla de bailarines enmascarados y disfrazados, donde cada participante baila con sentimiento y estilo propio, al ritmo de las melodías de una orquesta típica manteniendo la tradición e identidad del mestizaje de la cultura Xauxa con influencia latinoamericana y europea.

En cada Cuadrilla de bailantes se pueden distinguir hasta 11 personajes con una coreografía muy singular siendo el complemento del baile expresar sentimientos y vivencias donde “no caben comparaciones, competencias o concursos”. Los estudiosos de la cultura Xauxa a la fecha concluyen que en 19 distritos de la provincia de Jauja se practica la tunantada con sentimientos y vivencias colectivas donde cada pueblo expresa particularidades propias y colectivas.

Desde el año 2011 a la fecha la tunantada ha crecido exponencialmente entre un 300 a 350% por su riqueza cultural, generando un impacto socio cultural y una cadena de valor de la cultura milenaria Xauxa, donde todos sus actores de forma directa e indirecta se preservan la identidad asegurando el futuro a través de proyectos sociales, personales, empresariales para mejorar el presente y futuro como personas y sociedad.

Por todos estos atributos inherentes a la tunantada con su organización, sus personajes, vestimentas, correcta difusión, sociedades, instituciones, ejecutores, entendidos de la tunantada, asesores, investigadores, historiadores, artesanos, joyeros y otros participantes del quehacer tunantero, la Asociación Cultural “Jauja 2034” en asamblea ordinaria decide presentar a este laureado y connotado baile mestizo como candidata al premio “Princesa de Asturias” de las artes 2017.

Por tal motivo y en virtud al protocolo de hermanamiento firmado entre la Ciudad de Trujillo (España) y Jauja (Perú), para poder fortalecer la unidad y cooperación en el ámbito cultural turístico como fuerza integradora, se presenta el día 18 de noviembre de 2016 en el Teatro Gabriel y Galán de Trujillo - España, el patrimonio cultural de la Provincia de Jauja - Perú, a través de la Tunantada como expresión cultural de los pueblos, además de contar con la actuación de la artista Karen Riques. La entrada es gratuita.

Leer más...

30 de octubre de 2016

Jaujino fue primera guitarra de “Los Morochucos”

Un grupo de amigos jaujinos acostumbraban a reunirse en la casa de José Martínez Martínez todo los viernes a partir de las 7 de la noche. La reunión tenía como objetivo practicar al son de guitarras y voces cantarinas, la música criolla y la música jaujina. En ese lugar reinaba la música en compañía de guitarras y canciones, ahí se intercambiaban bromas y poemas, ahí todo era fraternal y comprensión, jamás hubo una discusión, un mal entendido, ni mala voluntad.

Como pionero de la música criolla en Jauja, nace el primer conjunto musical llamado “Voces de América”. Tuvo como integrantes a José Cordero Martínez, primera guitarra; Alejandro Cortez, primera voz y a José Martínez Martínez, segunda guitarra y segunda voz.

Era el año de 1946, cuando el grupo “Los Morochucos”, estando en Buenos Aires, Argentina, pierden en don Luis Sifuentes, su primera voz. El director del grupo, don Augusto Ego Aguirre, decide que todos viajen al Perú, trayendo los despojos del finado Sifuentes. A poco tiempo, deciden resurgir al grupo y se informan que en Jauja existía un “trio” integrado por Alejandro Cortez, José Cordero y José Martínez. Como les faltaba una primera guitarra, llamaron a José Cordero Martínez, conformándose así, el segundo grupo de los Morochucos.

Después de una temporada exitosa en el Perú, por más de cuatro años, viajan a diversos países como Ecuador, Argentina, Bolivia y Chile. Al retornar a Jauja, le sucede como primera guitarra el también, ahora finado, guitarrista Oscar Avilés.

Sin descuidar su arte, desempeño cargos públicos de gran importancia concluyendo como alto funcionario del Banco de la Nación.

José Cordero Martínez era una persona muy asequible y de una fineza muy sutil, jamás se apartó de la música, animo con cariño sin igual los cumpleaños de todos los familiares, especialmente de su adorada madre. Fue además un gran jinete y como chalan participaba con gran prestancia al lado de su digno padre el Dr. Max Cordero en las fiestas tradicionales del Jala Pato en la plaza de Yauyos – Jauja, habiendo obtenido los primeros lugares en el arte ecuestre.

… Ha fallecido Max José Cordero Martínez, con su imaginaria guitarra entre los brazos, para seguir acariciando sus cuerdas para entonar temas como “El Huerto de mi amada”, “La Palizada”, “Hermelinda”, en la década de los años 50, cuando fue la primera guitarra de “Los Morochucos”… (Fragmento de “Mirador Xauxa", 1990).

Leer más...

18 de octubre de 2016

Espectáculo de la inflorescencia de la Puya Raimondi en Jauja

A sus 80 años de vida, la puya tintaca conocida como la Puya de Raimondi es protagonista de un espectáculo maravilloso conocido como la "Inflorescencia". A esta edad, la Puya comienza con la inflorescencia luego de la cual la planta muere y esparce sus semillas, cada puya tiene un aproximado de 120 mil flores, que producen un aproximado de 180 mil semillas que también sirve como alimento de aves.

En el distrito de Canchayllo, provincia de Jauja, perteneciente a la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas, comenzó hace un par de semanas este espectáculo natural que protagoniza la planta de hojas espinosas de la familia de las Bromeliáceas. Son 160 puyas -una planta que se encuentran en peligro de extinción- que se encuentran en el Cerro Pishtac.

La Sub Gerente de Recursos Naturales del Gobierno Regional Junín, Aurora Torres Amancay, mencionó que en esta zona el Gobierno Regional Junín y Sernanp vienen trabajando en la Mesa Técnica del Consejo de Desarrollo de la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas y en el mes de noviembre se presentarán en el foro nacional de Áreas Naturales Protegidas, donde participaran las siete Áreas Naturales Protegidas de la región Junín, experiencias exitosas realizadas en esta reserva.

La Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas, es una de las áreas naturales protegidas que se ubica entre las regiones de Junín y Lima y abarca los distritos de Tanta, Miraflores, Vitis, Huancaya, Alis, Laraos Tomas y Carania en la provincia de Yauyos, región Lima; y distrito de Canchayllo en la provincia de Jauja, región Junín.
Fuente: Diario Correo Huancayo

Leer más...

12 de octubre de 2016

12 de Octubre: Genocidio, codicia, tortura y muerte

El 12 de Octubre de 1492, una expedición encabezada por Cristóbal Colón, puso en contacto por primera vez en la historia a dos continentes: América y Europa. Pronto comenzó una colonización a sangre y fuego en toda América. Los colonos europeos llevaron a cabo uno de los mayores saqueos de recursos de la historia e impusieron el esclavismo como modo de explotación humana y el cristianismo como religión obligatoria.

Hoy, en pleno año 2016, se nos sigue imponiendo la celebración de este día como "Día de la Raza". Quieren que celebremos uno de los mayores genocidios de la humanidad.

Taki Ongoy: Trabajo de Víctor Heredia
Música: Grupo Amerikanto

TEXTO Nº 1
Hubo un tiempo en el que todo era bueno. Un tiempo feliz en el que nuestros dioses velaban por nosotros. No había enfermedad entonces, no había pecado entonces, no había dolores de huesos, no había fiebres, no había viruela, no había ardor de pecho, no había enflaquecimiento. Sanos vivíamos. Nuestros cuerpos estaban entonces rectamente erguidos. Pero ese tiempo acabó, desde que ellos llegaron con su odio pestilente y su nuevo dios y sus horrorosos perros cazadores, sus sanguinarios perros de guerra de ojos extrañamente amarillos, sus perros asesinos.

Bajaron de sus barcos de hierro: sus cuerpos envueltos por todas partes y sus caras blancas y el cabello amarillo y la ambición y el engaño y la traición y nuestro dolor de siglos reflejado en sus ojos inquietos nada quedó en pie, todo lo arrasaron, lo quemaron, lo aplastaron, lo torturaron, lo mataron. Cincuenta y seis millones de hermanos indios esperan desde su oscura muerte, desde su espantoso genocidio, que la pequeña luz que aún arde como ejemplo de lo que fueron algunas de las grandes culturas del mundo, se propague y arda en una llama enorme y alumbre por fin nuestra verdadera identidad, y de ser así que se sepa la verdad, la terrible verdad de cómo mataron y esclavizaron a un continente entero para saquear la plata y el oro y la tierra. De cómo nos quitaron hasta las lenguas, el idioma y cambiaron nuestros dioses atemorizándonos con horribles castigos, como si pudiera haber castigo mayor que el de haberlos confundido con nuestros propios dioses y dejado que entraran en nuestra casa y templos y valles y montañas.

Pero no nos han vencido, hoy, al igual que ayer todavía peleamos por nuestra libertad.

TAKI ONGOY (La enfermedad del canto)

¿DÓNDE ESTÁN NUESTROS HIJOS AHORA
QUE VIENTO LOS BARRIO?
¿DÓNDE NUESTROS MAIZALES DE ORO
MECIÉNDOSE EN EL SOL?
¿QUE FUE DE NUESTRAS HUACAS SAGRADAS
QUE FUE DE NUESTRA PAZ?
LLORO POR TITICACA Y LA LUZ AMADA
DE PACHACAMAC.
DIGO TAKI ONGOY,
SUEÑO UN CAMINO
VIRACOCHA ENTENDERÁ
CUANTO DOLOR ENCIERRA MI CORAZÓN.
GRITO TAKI ONGOY
PREPARO MIS ARMAS
MANCO INCA SONREIRÁ
LAS FLORES EN LOS VALLES REVIVIRÁN

HABRÁ EN SUS OJOS TAL REGOCIJO TANTA FELICIDAD
QUE NUESTRAS ALMAS DE LAS ESTRELLAS AL MUNDO BAJARAN.
Y EN MACHU-PICCHU, CIUDAD SAGRADA SE CORPORIZARÁN:
AZTECAS, MAYAS, INCAS, CHIMÚES, CONVOCARÁN AL SOL.
ESTE ES EL DIA DEL AÑO JUSTO. YA TERMINO EL DOLOR.
VENGO A CANTARLES LA PROFECÍA. EL INDIO NO MURIÓ.

Leer más...

30 de septiembre de 2016

Canción dedicada a la Virgen del Rosario – Patrona de Jauja


Hace tiempo tú llegaste (1)
A esta tierra
Y decidiste quedarte
Para siempre

Tus milagros, bendiciones (2)
Te convirtieron
En nuestra madre celestial
Y patrona

Muchas veces he sentido (3)
Que mi camino
Era largo y sombrío
En mi vida

Pero siempre estuviste (4)
Protegiéndome
Y brindándome mucha fe
Y confianza

Coro
Santísima Virgen del Rosario
Patrona del valle y de Jauja
Bendice mi tierra y mi familia
Para siempre y por siempre

Muchas veces he perdido
Las esperanzas
Aún así te entregue
Mi corazón

Mamallanchic del Rosario
Yo te suplico
Con mi rezo hecho canto
No me dejes

Coro
Santísima Virgen del Rosario
Patrona del valle y de Jauja
Bendice mi tierra y mi familia

…(1)(2)(3)(4)

Leer más...

29 de septiembre de 2016

En un pedacito de cielo conocí a Mamallanchic Rosario

Era una mañana de invierno, amaneció con el cielo nublado y el paisaje mojado por la lluvia de toda la noche. Yo, daba vueltas en la cama tratando de ganarle al desgano que tenía para levantarme, estaba bien abrigado y me daba pereza salir de la cama y encontrarme con el frío. Mire el reloj y al ver la hora se me fue todo el desgano y salté de la cama venciendo la flojera. Tenía que estar a las diez de la mañana en la Municipalidad de Molinos. Salí rápido del hostal y caminé por el jirón Grau rumbo al mercado, crucé la Plaza de Armas observando la iglesia y la municipalidad. Hace dos días había comido una rica patasca y quería volver a probarlo. Mientras desayunaba, pensaba como haría mi trabajo de instalar los equipos de telecomunicación. Había llegado hace tres días a Jauja y esta vez me había quedado en un hostal porque me acompañaba un compañero de trabajo. Con los días de estadía, mi amigo estaba encantado con el paisaje, la comida, las calles angostas, trazadas en forma ordenada y simétrica de mi ciudad natal.

De regreso al hostal, mi compañero Benítez me esperaba despierto, pero aún en cama. Le dije:
-Me llamaron al cel y tengo que ir a la muni de Molinos para hacer un estudio de campo. Si deseas te quedas porque solo será para levantar información técnica.
-No, prefiero acompañarte y de paso conozco algo más de los paisajes hermosos –me contestó Benítez.

Salimos del hostal y subimos a una mototaxi rumbo a la Alameda para tomar un colectivo a Molinos. Era la primera vez que Benítez viajaban por ese lugar y disfruto de las bellas campiñas de Huertas, la colina de Puyhuán y Molinos. Al llegar, nos dirigimos a la municipalidad, pero estaba cerrado. Caminamos por la pequeña plaza y entramos a una bodega para preguntar por el alcalde. Nos atendió una hermosa joven de ojos grandes que llamó mi atención, pensé que no solo los paisajes de Jauja son hermosos, sino también las mujeres jaujinas.
-El señor alcalde estuvo temprano por acá –nos dijo la mujer.
-¿Dónde es su casa? -pregunté.
La mujer salió a la calle y nos indicó la casa, y fuimos a buscarlo. El alcalde nos hizo ingresar a su casa y nos explicó que un señor Isidro nos atendería, porque él tenía que irse a la chacra.

Regresamos a la municipalidad pero aún estaba cerrado
-“Chiuchi”, ven –ordenó el alcalde a un niño que jugaba- corre a la chacra y avisa a Isidro para que venga o envíe las llaves. Luego el alcalde se despidió de nosotros.
En unos minutos llego el señor Isidro y nos presentamos.
-Estarán sin comer, ya será la hora del almuerzo. Mejor les llevaré a donde puedan prepararles algo de comer –dijo Isidro.
Nos invitó a pasar a una tienda y mientras preparaba la comida, ordenó dos cervezas.
-Voy a invitarles unas cervecitas en gratitud de estar en mi tierra mientras esperamos que preparen su almuerzo. Será mejor que trabajen después de almorzar.

Bebimos las cervezas y almorzamos una sopa preparado a base de carne picado en trozos pequeños, fideos tipo corbatita, orégano y leche. Acompañaba en la mesa una fuente con papas “huayro” sancochadas, un pote de ají de rocoto con queso, preparado en un batán. Al final del almuerzo, Isidro nos invitó una copita de Crema de Muña, nos dijo que era para una buena digestión. Quedamos satisfechos con el almuerzo y encandilados de la forma como se vive y se come en Jauja. Por algo le dicen “Jauja”, le comente a Benítez mientras caminábamos a la municipalidad.

Subimos al techo y nos ubicamos al costado de la torre de treinta metros de altura para obtener la ubicación del local con un GPS, tenía que enlazar desde este lugar una señal de Internet en forma inalámbrica a una escuela que se encontraba a siete kilómetros de distancia. Al finalizar solicitamos que nos proporcione una movilidad para ir a la escuela y realizar el mismo proceso de medición. Consiguieron a Melquíades que tenía una motocicleta para ir al lugar.

Llegamos a las cinco y media de la tarde, quise apresurarme, pero encontramos cerrado la escuela, pensé que perdería tiempo si buscáramos al portero, empecé a medir con cálculos aproximados por el perímetro. Cuando termine fui en busca de Melquíades para regresar a Molinos, pero él se disculpó y me dijo que no regresaría, al contrario, tenía que viajar a la altura, nos indicó donde era el paradero y nos fuimos a la carretera.

Pasaba el tiempo y empezaba a oscurecer, nos preocupamos y regreso donde Melquíades para encontrar alguna solución. Nos dijo que solo podría llevarnos hasta cierto punto donde si encontrarían alguna movilidad que viene de Quero o de la altura.

Melquíades nos dejó en el cruce con la carretera principal. A lo lejos había unas viviendas precarias.
-Por acá pasan carros que bajan de la altura, esperen nomás. Mucho gusto en conocerles, me voy rapidito porque si no me agarra la noche.

Se despidió y se perdió por el camino entre el polvo que levantaba la motocicleta y la oscuridad que cada vez se hacía más denso.

Dejamos los equipajes y nos sentamos en un tronco de árbol que yacía a un costado de la carretera. Benítez se puso sus guantes y se abrigó con su casaca. Yo llevaba una casaca térmica y no sentía mucho frío, mire alrededor y vi dos casitas a lo lejos, en una de ellas apenas podía ver una débil lucecita, la otra vivienda estaba oscura, el resto del lugar eran chacras, algunas sin sembrar.

Por momento no había mucha comunicación entre nosotros, existía un silencio que era interrumpido por el sonido de las hojas de los eucaliptos que se movían por el viento. Yo tenía puesto la mirada al final de la carretera que venía de la altura esperando escuchar o ver algún automóvil. Ya había pasado media hora desde que llegamos al lugar y cada vez se sentía el frío, me animé a levantarme y caminar en pequeños círculos para mantenerme caliente.
-Hummm... no pasa nada -dijo Benítez.
-Ya vendrá alguna movilidad, Melquíades es de este lugar, por algo nos trajo hasta acá -le respondí.

Noté la preocupación de Benítez, pensé que si se había equivocado al decidir acompañarme y no haberse quedado en el hostal, ahora se encontraban en peor situación y en un lugar desolado, con frío, sin alimentos y sin tener la certeza de encontrar un lugar donde pasar la noche. Me mantuve sereno, no quise que Benítez se dé cuenta que estaba preocupado y sin saber qué hacer.

La noche cubrió totalmente el lugar, mire a los alrededores y solo podía observar siluetas oscuras del paisaje que contrastaba con la poca luz de la noche. A lo lejos solo veía la lucecita de la vivienda que por momentos se perdía. Pensé que sería la última opción de ir y pedir alojamiento o tratar de ingresar a la otra vivienda que parecía abandonada. Pero no sabía que personas encontraría, si serían amables o capaz desconfiados. Sería imposible pasar la noche a la intemperie o tratar de caminar hasta Jauja. Volví a sentarse.
-De saber qué esto pasaría, hubiera preferido quedarme en el hostal y salir a pasear por la ciudad -comentó Benítez.
-Sí, pero ya estamos acá y tenemos que salir de esto, seguro que ya no demora en venir un auto -le respondí.

Nuevamente el silencio nos invadió y la preocupación se apoderaba de nuestros pensamientos. Baje la cabeza mirando al suelo y en completo silencio empecé a invocar a Dios para que nos ayudara. Recordé la conversación con el administrador del hostal sobre la fe que los jaujinos tienen en la Virgen del Rosario, cerré los ojos y junté mis manos para implorar en silencio.

-Virgencita, tú que tienes muchos devotos por tus milagros, tú que eres la patrona de estas tierras, bajo tu protección nos acogemos para que escuches mi súplica: Te pido por la necesidad que tenemos en este momento, ten compasión y aboga por nosotros para encontrar una salida y llegar a Jauja sin contratiempos y libre de cualquier peligro. Amén. -lentamente abrí mis ojos para volver a la realidad.

-¿No crees que debemos hacer o pensar en algo? No podemos seguir así. Capaz podemos ir caminando hasta un poblado más grande, ya pasó una hora más -reclamó Benítez.
-Sí, pero no conocemos muy bien el lugar y estamos lejos. Esperemos un poco más. No te preocupes que saldremos de esto -le respondí.

Benítez se levantó y empezó a caminar, recordó que tenía cigarros, encendió uno y me invito otro. Exhaló el humo hacia arriba y aprovechó para mirar el cielo jaujino que mostraba su hermosura, llena de estrellas luminosas. Parecían miles de luces de bengalas que se prenden en época de navidad, se quedó impresionado y olvidó por un momento lo que le sucedía.

Hasta que, un ruido de un arbusto cercano rompió el silencio y nos llamó la atención que volteamos raudamente. De la oscuridad emergió una silueta negra y lentamente se acercó hacia nosotros. Retrocedimos lentamente, atónitos y asustados sin tener explicación de lo que podría ser. Cuando la silueta estaba más cerca pudimos percatarnos que se trataba de una mujer, una anciana, que caminaba lentamente por los años que tenía. Ya más tranquilo pensé que hacia una mujer en este lugar y a esta hora, le salude cordialmente y le pregunte el motivo de su presencia.
-Voy a Jauja –me respondió la mujer.
La respuesta nos dio una tranquilidad, al saber que había otra persona que tenía intención de viajar.
-¿Y cuál es su nombre? –preguntó Benítez.
La mujer nos miró, se quedó en silencio como si tratara de recordar su nombre y respondió con un hablar pausado.
-Tantos años que vivo en estas tierras, me llaman de diferentes formas.
-¿Ya que eres de este lugar, todavía hay movilidad para Jauja? –volvió a preguntar Benítez, angustiado.
-No te preocupes joven, que de todas maneras llegaras a Jauja –le contestó dulcemente y con total seguridad.

Ayudamos a la anciana a sentarse en un tronco caído y le acompañe. De cerca y en silencio contemple su rostro. A pesar de sus años y sus arrugas, tenía una mirada angelical y celestial que irradiaba tranquilidad. Le pregunté de donde venía y que hacía en este lugar, pero ante su silencio le expliqué que era jaujino, pero que venía desde Lima por trabajo, que mañana tenía que regresar y que me había encantado mi corta estadía en Jauja. La anciana me dijo que, ojalá, que con esta mala experiencia no me arrepentiría de lo que decía. Nos reímos.

Benítez seguía caminando tratando de controlar su paciencia, prendió otro cigarro y me hizo un gesto de invitación, acepté y me puse de pie. Mientras encendía el cigarro, Benítez me hizo recordar que ya era demasiado tarde y que estaba preocupado. Le di confianza y ánimos pidiéndole que espere un rato más.

En ese momento, la anciana, como si presagiara algo, trataba de ponerse de pie. Al darnos cuenta de su intento nos acercamos para ayudarla, la tomamos de cada brazo y la levantamos suavemente. Fue cuando escuchamos un ruido lejano de un motor y dimos vuelta buscando de donde venía. Nos percatamos que un automóvil se acercaba, nos alegramos y empezamos hacer señas para ser visto por el conductor. El automóvil venía lentamente y aprovechamos para recoger nuestros equipajes. Yo me percato que la anciana no se alegraba mucho, se había quedado quieta, serena, pero observándonos con una sonrisa, como cuando una madre observa a su hijo en silencio. Camino hacia la ventana del conductor y le comento la necesidad que tenemos de viajar a Jauja y si podía llevarnos. El chofer aceptó.

Benítez subió rápidamente los equipajes, yo abrí la puerta delantera para que la anciana pueda subir, pero ella se negó, me miro a los ojos y me dijo que se quedaría. No comprendía su decisión, si también había esperado mucho tiempo para luego desistir en viajar. Más bien la anciana me apuro a subir, yo insistía que también tenía que subir, pero me agarró de los brazos y con la poca fuerza que tenía intentaba subirme. En ese momento, no sé por qué, no tuve palabras ni voluntad, solo pude titubear y abordé el coche sin decir nada. La anciana cerró la puerta, se acercó a la ventana y nos dio una sonrisa maternal, nos dijo que nos cuidáramos mucho y que no nos olvidemos de la fe, que los prodigios si existen.

El automóvil partió lentamente y yo me di la vuelta para no perderla a la anciana. Observé que se regresaba y se perdía por el mismo lugar oscuro de donde había salido. Exploré visualmente y rápidamente el lugar y alrededores, todo era sombrío, no había indicio de alguna vivienda. Le pregunté al conductor si por ahí había viviendas y me dijo que todo eran chacras. Le pregunté si conocía a la anciana y me dijo que era la primera vez que la veía en el lugar.

Me quedé pensativo, era muy extraño todo esto, no pude saber su nombre, salió de la nada, nos dio tranquilidad, nos hizo compañía, nos enseñó a tener fe, nos embarcó y al final, se regresó por donde había salido. Pero estaba agradecido con lo sucedido. Cerré los ojos y recordé que había invocado a Dios y a la Virgen del Rosario que nos protegiera y que no nos desampare. Abrí los ojos y miré por la ventana, solo veía el camino iluminado por la luz de auto, me prometí que antes de viajar a Lima iría a la virgencita para agradecerla. Recosté mi cabeza en el asiento y me quede dormido.

Al día siguiente me levanté temprano, arreglé mi maleta porque viajaba a las once y media de la mañana, desperté a Benítez. Salimos para desayunar y en la recepción nos encontramos con el administrador, aproveche para preguntarle por la Virgen del Rosario y nos contó que fue donado por un Emperador y cuando era conducida de Lima al Cuzco por centenares de indios por el camino del inca y al pasar por Jauja se desencadenó una tempestad con granizos y truenos que duró más de 24 horas, inundando la ciudad. Al reanudarse la marcha, los indios no podían movilizar la carga porque pesaba demasiado. Al destapar encontraron una virgen y esto fue interpretado como una expresión de la virgencita de querer quedarse en Jauja. De este modo empezó el culto en el coloniaje, se dice que hacía ricos a sus devotos haciéndoles encontrar “tapados” de oro, a otros les salvaba de alguna enfermedad dotándoles de buena salud, haciéndolos incluso centenarios. Cuentan que el Libertador Bolívar, era su devoto, fue salvado milagrosamente de una caída fatal de su caballo y que el Mariscal Cáceres, también devoto, cuando estuvo en Jauja, muy de madrugada oró al pie de su altar invocando su protección y luego dar un golpe en la “Huaripampeada” que le significó la entrada a Lima y tomar el poder. Estos y muchos milagros más hicieron que tuviera devotos no solo de la clase pobre sino de la clase adinerada, quienes al morir, legaban extensas tierras, declarándola su heredera celestial. Actualmente los mayordomos celebran para el primer domingo de octubre el día patronal de Jauja, con juegos pirotécnicos que empiezan desde la víspera, con misas y procesiones multitudinarias por la Plaza de Armas acompañados de una banda de músicos y al toque de las campanas de la iglesia Matriz, luego de la procesión hay una pandilla general, así termina las festividades despidiéndose hasta el próximo año.

Benítez se quedó admirado con la historia. El administrador abrió un cajón de su escritorio, sacó una fotografía y me regaló. Era la Virgen del Rosario y me dijo que siempre la llevara conmigo, que me iría bien. Agradecido por ese noble gesto le di un abrazo y salimos del hostal para desayunar, luego fuimos a la Iglesia. Cuando llegamos a su altar nos encontramos con un retablo barroco y al medio estaba la Virgen del Rosario de tamaño natural de una persona, era hermosa y su mirada me fue familiar, me hizo recordar inmediatamente a la mujer anciana, me invadió una emoción y no pude evitar derramar algunas lágrimas. Incliné la cabeza para rezar y agradecerle por haber escuchado mi plegaria. Prometí venerarla siempre y llevar su fotografía a todo lugar que mi trabajo me llevara. Me despedí agradecido.

Regresamos al Hostal para recoger nuestras pertenencias y nos fuimos a la agencia para partir a Lima. Saliendo de Jauja observé la imagen grande e imponente de la Virgen del Rosario, no me había percatado cuando arribé porque era de madrugada y me encontraba durmiendo. Luego, cuando cruzábamos el río Mantaro por el Puente Stuart, Benítez dio media vuelta para ver la hermosa tierra que dejaba, solo estuvo cuatro días y por lo poco que conoció, se había quedado encantado. Yo, regresaba lleno de fe, porque en Jauja, en un “pedacito del cielo”, había encontrado un milagro. Prometí que volvería, pero no por trabajo, si no, en un mes de Octubre para participar en las festividades religiosas de la Virgen del Rosario.

Pasaron muchos octubres, mi devoción aumentó y actualmente soy hermano de la Archicofradía del Santo Rosario, en gratitud por todo lo que hace por mí.

Leer más...

28 de septiembre de 2016

Historia de la llegada de la Virgen del Rosario a Jauja

Cuenta la historia, que la venerada imagen de la Virgen del Rosario fue obsequiada por el rey Carlos V de España a la comunidad religiosa de Santo Domingo del Cusco.

Llegada al puerto del Callao, la caja que contenía la Virgen fue cargada por unos indios, que ignoraban su contenido, y conducida con dirección a la ciudad imperial a través de uno de los caminos incaicos que pasaba por Jauja.

Después de una fatigosa marcha, llegaron a esta ciudad e hicieron un alto en ella para descansar. Cuando quisieron continuar la marcha, el cielo jaujino se cargó de gigantescos nubarrones y al rato menudearon rayos y truenos. Luego, se desató una terrible granizada y después un incontenible chaparrón que inundó casi toda la ciudad.

Pasado el terrible temporal, los cargadores de la caja que contenía la virgen decidieron reanudar la marcha hacia el Cusco, pero no pudieron hacerlo porque había adquirido un peso descomunal que les impedía alzarla. Una vez y otra vez intentaron vanamente moverla. Este hecho causó sorpresa entre los cargadores quienes, a pesar de su agresividad de la ruta, la habían transportado hasta allí sin ninguna dificultad.

Llevados por la curiosidad acordaron abrir la caja para ver su contenido. Al levantar la tapa, encontraron la efigie de una bellísima mujer con su hijo en uno de sus brazos: ¡Era la Virgen del Rosario! Los pobladores, al conocer esta situación, la interpretaron como un mensaje de la Virgen, que su voluntad era de quedarse en Jauja. Este acontecimiento avivó la fe católica jaujina y así, a exigencia del pueblo y la decisión de las autoridades eclesiástica, la Virgen del Rosario pasó a ocupar uno de los altares de la Iglesia matriz de Jauja.

Desde aquel entonces, los jaujinos organizan fiestas ya introducidas por los españoles, en honor de la Virgen del Rosario, católicamente proclamada Patrona de la “Muy Noble Ciudad de Jauja”.

A través del tiempo, muchos fueron los milagros de esta santísima imagen y sus devotos fueron aumentando día a día. Muchos de ellos, en agradecimiento a sus favores, le ofrecieron joyas de gran valor, bienes urbanos, fundos rústicos y chacras situados en pueblos aledaños, todo ellos donados testamentariamente.

Actualmente, en nuestra ciudad, la fiesta de la Virgen del Rosario, tan arraigada en el corazón de los jaujinos, se realiza todos los años el primer domingo de octubre (salvo excepciones) sin la fastuosidad de antes pero si con gran veneración.
Foto: Xauxa Tiempo y Camino

Leer más...

Festividad en Honor a la Santísima Virgen del Rosario - Jauja 2016








Leer más...

27 de septiembre de 2016

Llegada de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl a Jauja

¡Feliz aniversario familia vicentina!
Establecidas en el Cercado de Lima, las Hermanas son pronto requeridas por las Beneficencias de Provincias, para que se hagan cargo de sus hospitales y asilos. Las Hermanas los irán tomando en la medida en que llegan nuevas expediciones, iniciando la expansión de la Provincia. Las fundaciones se suceden: El Callao (1865), donde llegan a dirigir 3 hospitales y 1 escuela internado de mujeres. Arequipa (1871), con 1 hospital y 1 Casa de Huérfanos y Expósitos. Tacna (1874), con el Hospital Mixto San Román y una Escuela para niñas. Trujillo (1875), con el Hospital Mixto Belén y el Colegio Hermanos Blancos. Puno (1876), Cajamarca (1876). En sus Bodas de Plata (1883), se establecen en Bolivia: Hospicio San José, de La Paz, con secciones de Cuna, Puericulturio, Ancianos (as) y Escuela externa para niños. En Tarma y Jauja, a comienzos del 1900.

La labor pastoral y de apoyo social de la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, en la ciudad de Jauja, se inicia en enero de 1902, con la llegada de cinco hermanas por la ruta de Tarma y a caballo, para hacerse cargo de la atención de enfermos y de los niños pobres en el Hospital Mixto de Lourdes; en 1921 se trasladaron al Sanatorio Olavegoya, con Sor Martha, Sor Luisa y otras distinguidas religiosas, quienes impusieron la disciplina, los buenos modales, la higiene, la caridad y el respeto a los pacientes y personas. En este Nosocomio sólo para enfermos tuberculosos, las hermanas trabajan hasta el 31 de diciembre de 1964.

En 1906 dieron inicio a la instrucción de las niñas en la Escuela San Vicente, abriendo sus puertas en un antiguo local de la calle Manco Cápac y Salaverry hasta 1915, fecha en la que se trasladan al nuevo local de la calle San Martín. En 1929 se crea la Escuela de Instrucción Primaria con Resolución Suprema.

Las hermanas incansables y preocupadas por la preparación de la juventud jaujina, fundan en 1954 la Academia de Corte de Confección con valor oficial y por el incremento de la población escolar femenina, el 03 de abril de 1960, se crea la sección secundaria con los tres primeros grados, que fueron autofinanciados. Por las gestiones de Padres de Familia, las Religiosas de entonces y el apoyo incondicional de los diputados por el departamento de Junín, quienes proponen a la consideración de la Cámara, un proyecto de Ley de Creación de un nuevo colegio de Educación Secundaria para mujeres, dando la siguientes Ley de Creación un nuevo Colegio Nacional de Educación Secundaria para Mujeres, el cual recibe el nombre de “Colegio Nacional San Vicente de Paúl”.

El 26 de julio de 196l con Ley Nro. 13685 se nacionaliza el Colegio, el que continuará funcionando sólo con el ciclo básico secundario y tendrá como anexo a la Escuela Primaria; incrementándose el cuarto grado y en 1962 el quinto grado de educación secundaria, siendo la Primera Directora Sor Rosa María Arce Franco (1960 – 1962).
Fuente:colegiosanvicentedepauljauja.wordpress.com

Leer más...

25 de septiembre de 2016

Santísima Virgen del Rosario

Santo Domingo de Guzmán afirmó que la Virgen María se le apareció en 1208 en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, que le enseñó a rezarlo y que le dijo que lo predicara entre los hombres. Además, le ofreció diferentes promesas referidas al rosario. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen María. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación.

En el siglo XVI, San Pío V instauró su fecha el 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto, donde las fuerzas cristianas derrotaron a los turcos que invadían Europa (atribuida a la Virgen), denominándola Nuestra Señora de las Victorias; además, agregó a la letanía de la Virgen el título de Auxilio de los Cristianos. Su sucesor, Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad al de Nuestra Señora del Rosario. A causa de la victoria en la batalla de Temesvár en 1716, atribuida por Clemente XI a la imagen, el papa ordenó que su fiesta se celebrase por la Iglesia universal. León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que fuera apodado el Papa del Rosario, escribió unas encíclicas referentes al rosario, consagró el mes de octubre al rosario e incluyó el título de Reina de Santísimo Rosario en la letanía de la Virgen.

Ella es patrona de las batallas, así como de multitud de ciudades y localidades repartidas por todo el mundo.

La imagen más antigua del Perú
Según una constante tradición, la imagen de la Virgen del Rosario venerada en la Basílica de su nombre en Lima, vio surgir la ciudad fundada por Pizarro en el valle del río Rímac. Donada por el Emperador Carlos V, fue traída al Perú por los primeros conquistadores para que “los favoreciese en tan ardua empresa”. La imagen fue colocada inicialmente en la primitiva pila bautismal de Santo Domingo donde los “primeros creyentes idólatras fueron reducidos”.

Se trata de una estupenda talla en madera policromada de 170 cm., atribuida a Roque de Balduque. En su rostro parecen conjugarse la majestad de Reina y la dulzura de Madre. El Niño, a quien sostiene en el brazo izquierdo es también obra perfecta y así el manto, que desde la cabeza baja sobre sus hombros, como los pliegues de su túnica y la finura de sus manos, revelando la destreza del artista que la esculpió.

Leer más...

20 de septiembre de 2016

Sazones y Sabores de Jauja - Costumbres


Desde los dulces y panes, pasando por la pachamanca, el picante de cuy, terminamos navegando por la Laguna de Paca y disfrutando de un cebiche de trucha.

Para aprovechar las hierbas aromáticas degustamos un licor de muña y participamos de un recorrido simpático de los favores de estas plantas.

Sazones y sabores de Jauja, con el toque de una gelatina de patita y una buena chicha, este martes a las 10pm y el miércoles a las 4pm a través de Costumbres, el verdadero espíritu de los peruanos.

A doña Elsa Dionisio el cariño le sobra, así que su regalo cotidiano es un abrazo y una frase halagadora para cambiarte el día al instante. Esta mujer, dedicada por años, a los panes y dulces, es capaz de reseñarte cada creación que inunda su panadería todas las mañanas. Aquella es una aldabita y la más pequeña se llama aldabitita, ambos bocadillos se inspiran en las clásicas aldabas de portones y puertas de la siempre acogedora ciudad de Jauja, la primera capital del Perú, la entrada al Valle del Mantaro, el sueño exagerado y reinventado por los españoles, el país idílico.

En España cuando hay un momento de máxima felicidad se usa la frase: “esto es Jauja” o “vivir en Jauja”. Las virtudes de esta región se exageraron, se desvirtuó en el imaginario colectivo hasta hacerlo parecer un paraíso, donde todo era oro y por los ríos corría miel o leche. Un edén culinario.

Edén culinario que hemos recuperado gracias a las lagrimitas y alfajorcitos, a los panes de maíz y las roscas de yema, a los panes de huevo, a las técnicas artesanales y recetas heredadas de la tradición y la costumbre, la que no se pierde, la que descansa en la fiesta de la Virgen del Rosario, pues en honor a la patrona, se amasa el pan dulce que sabe a fruta, chancaca e hinojo, al cual se le conoce como mollete.

En esta historia: “sazones y sabores de Jauja” disfrutamos de una deliciosa pachamanca hecha con el talento del chuto y de la tunantada, de la milagrosa hualamaca: “una vez que ponemos la carne, las piedras, las papas, las humitas, la hualamaca se pone encima de todo esto para que le dé el aroma. Un aroma más que entra a la pachamanca.

Ese es el secreto”, refiere Pedro, cocinero nato, conocedor. Será por eso que me ha mandado a la Laguna de Paca a buscar un buen cebiche de trucha y me ha indicado el camino para que al volver disfrute de un exquisito picante de cuy.

En la feria de los miércoles yo he encontrado a doña Primitiva, a la buena moza y aparente mujer que heredó el talento de su madre y ahora es el emblema jaujino de la chicha de jora y de la gelatina de patita. Así que no se puede perder esta historia que está para chuparse los dedos.
Fuente: www.costumbresperu.pe

Leer más...

11 de septiembre de 2016

Capitán Alipio Ponce Vásquez, héroe nacional jaujino

En julio de 1941 las tensiones limítrofes con el vecino país de Ecuador se tornaron cada vez más violentas, el Teniente Alipio Ponce Vásquez es enviado a la frontera al destacamento de la guardia civil a órdenes del Capitán GC Conrado Ruiz Oliva. El 23 de julio de 1941, el Teniente Alipio Ponce al mando de 14 guardias civiles participa en la toma del puesto ecuatoriano de Quebrada Seca, controlando el cruce de la carretera a Quebrada Seca mientras que tropas de infantería se lanzaban a la toma de ese puesto, lográndose capturar. Los ecuatorianos se replegaron a su puesto de Carcabón, el Mayor EP Manuel Montoya ordena a Ponce y 30 hombres capturar el puesto de Carcabón, que se cumplió el 25 de julio de 1941 a las 10 pm, al día siguiente, 26 de julio de1941 otra vez el Mayor Montoya ordena a Ponce capturar el puesto ecuatoriano de Huabillos a 5 km. de Carcabón, lugar donde se replegaron los ecuatorianos de sus puestos de Quebrada Seca y Carcabón. Ponce y sus guardias civiles reforzados con zapadores y 04 morteros del BI 5 lanzaron un violento y contundente asalto al puesto de Huabillos que estaba reforzado con tropas de Quebrada Seca y Carcabón, los cuales se dispersaron en la selva abandonando el puesto, armas y la bandera ecuatoriana que fue llevada a Lima.

El Teniente GC Alipio Ponce Vásquez participo en la toma de los puestos: Quebrada Seca, Carcabón y, Huabillos.

En Septiembre de 1941, el Teniente GC Alipio Ponce de 35 años de edad se encontraba en la zona de Pasaje, Ecuador, donde llego noticias que tropas ecuatorianas sin respetar el alto al fuego estaban distribuyendo sus fuerzas por la zona de Porotillo. El pelotón de caballería nº 5 que estaba al mando del Capitán Alfredo Novoa Cava se le dio la orden de ir hasta la zona del puente de Ushcurrumi, en la zona de Porotillo, en misión de exploración y constatación de la presencia del enemigo por esa zona. El pelotón partió de madrugada previo desayuno - almuerzo con la adrenalina de internarse en territorio desconocido, el Teniente GC Alipio Ponce iba armado de un mosquetón y en el poblado de Huaycho, el Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz se unió al pelotón como guía, en el poblado de Casacay dejaron los caballos a cargo de 6 soldados y pasaron luego por Pitahuiña, La Quera, Limón, La Unión. Soldados ecuatorianos vestidos de civil seguían los movimientos de nuestros soldados, al llegar a la zona de Porotillo el pelotón ingreso al lugar de la emboscada. El 11 de setiembre de 1941, la quietud de la tarde se rompió de un balazo y la selva vomito fuego, muerte y destrucción, el pelotón de 26 hombres fue diezmado cayendo uno a uno entre ellos el Teniente GC Alipio Ponce. El Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz cogió el mosquetón de Ponce hasta quedarse sin balas y rodeado por el enemigo fue tomado único prisionero, el resto del pelotón (24 hombres) fueron muertos y repasados a bayoneta y posteriormente quemados, un Sargento 2º de caballería salvo de la masacre al lanzarse al rio Jubones.

Ponce escribió a una de sus 2 hijas, Celia Ponce Jáuregui: "Hija cuida de mi madre, ella es el tesoro más grande que tengo, respétala como a mí mismo, cuanto quisiera estar al lado de tu juventud y de mi madre, es un gozo que no puedo disfrutar porque antes hija, está mi deber con la patria. Las jornadas son muy difíciles, tal vez no haya para más, te quiero, tu padre. Alipio Ponce".

El 23 de setiembre de 1941 se le otorgo el ascenso póstumo a Capitán, en febrero de 1942 fue sepultado en el cementerio de Tumbes, en 1978 fue declarado Héroe y patrono de la Policía Nacional y en 1987 el Congreso de la República, en mérito a su heroica actuación durante dicho conflicto, lo declaró Héroe Nacional mediante Ley No-24658, disponiendo además que sus restos reposen en la Cripta de los Héroes.

Alipio Ponce Vásquez nació en el anexo de San Lorenzo, distrito de Apata, provincia de Jauja, el 15 de agosto de 1906, sus padres fueron Don Emilio Ponce y Tomasa Vásquez, su abuelo paterno don Andrés Ponce Palacios combatió a órdenes del General Cáceres durante la campaña de la Breña en la guerra con Chile, dirigiendo el batallón Cazadores de Apata Nº 8. A los 18 años viajó a Lima e ingresó en 1924 a la Escuela de Policía, egresando como guardia y posteriormente ascendió a Cabo, Sargento 2º, sargento 1º. El 3 de abril de 1935 ingresa a la Escuela de Oficiales de la Policía egresando en 1937 con el grado de Alférez, el 1 de marzo de 1941 asciende a Teniente de la Policía.
Fuente: Campaña Militar de Gaviria Panchano, www.pnp.gob.pe, Wikipedia.

Leer más...

7 de septiembre de 2016

La carreta blanca de los emolientes

Por: Osler G. Rafael Salinas
Durante más de seis décadas de interrumpido trabajo nocturno, los jaujinos han visto asentado en una de las esquinas de nuestra Plaza de Armas, la modesta e inconfundible carreta blanca de los emolientes, punto obligado de muchos parroquianos que acudían a ella en busca de un paliativo para sus diferentes males y, particularmente frecuentado por los noctámbulos que recalaban en este singular fontanar para disfrutar de un emoliente bien calientito con el cual reconfortar el cuerpo y contrarrestar el intenso frio de las noches jaujinas.

Fue el ciudadano sinqueño don Pedro Castillo Yupanqui, casado con doña María Laguna, natural de Huaraz, quien inicio la elaboración y venta de emolientes en nuestra ciudad a partir de 1930. Anteriormente, en 1927, había laborado para la colonia japonesa residente en Lima y, con la colaboración de esta agrupación oriental llego a constituir la primera Sociedad de Emolienteros que surgió en la capital cuyos integrantes salían, en las noches, a vender el bebedizo por diferentes lugares de la referida ciudad. Tuvo en aquella ocasión una ubicación privilegiada  ya que le toco expender en el jirón Miro Quesada, frente al edificio del diario “El Comercio”, siendo entre otros, los empleados y obreros de este prestigioso diario sus más asiduos clientes. Asumió la presidencia de la sociedad que había formado y durante su gestión los más de sesenta socios adquirieron la primera cocina a vapor, en la casa Matusita y con la cual pudieron atender la demanda del producto que noche a noche tenia mayor aceptación entre los limeños. Al término de su gestión fue distinguido con un diploma de honor como socio fundador de la sociedad.

En 1935 decide establecerse definitivamente en Jauja para disfrutar del calor familiar y continuar con su actividad de emolientero. A partir de este año se le vio atendiendo solícitamente a los parroquianos jaujinos de esa época que, al mismo tiempo que se regalaban con el aromático bebedizo, intercambiando comentarios interesantes acerca de diversos temas relacionados con el acontecer  nacional o local. Así, entre los asiduos clientes, don Pedro tuvo la oportunidad de escuchar las instructivas explicaciones que solía hacer el doctor Luis Piana sobre cómo iba desarrollándose la Segunda Guerra Mundial o de hechos anecdóticos que acontecían en nuestra provincia; le oyó en una ocasión hablar acerca del “Jar Jar”, “Tac Tac” y de las “mulas que arrojaban fuego”, monstruos que aparecían en las oscuras noches de tormentas y que durante los inicios del presente siglo mantuvieron en zozobra a la población jaujina, la que optó entonces por recogerse muy temprano en sus casas a fin de evitar encuentros espeluznantes con esos temidos engendros del mal y de los que mucho hablaron nuestras abuelas. Otra noche, el mismo doctor comento que por haber difundido la teoría evolucionista de Darwin entre los alumnos josefinos, un sacerdote de aquella época, lo cuestiono e indispuso acremente ante la colectividad, acusándole de estar atentando contra la adecuada formación de la juventud local, por lo que se vio precisado a replicarle enérgicamente a través de un artículo periodístico que se publicó en el diario “El Porvenir” que por esos años se editaba en nuestra ciudad y en el cual defendió la necesidad de difundir los conocimientos científicos para salir del oscurantismo medieval. Al Dr. Max Cordero, otro de los clientes, le oyó referirse a la serie de dificultades que tuvo que superar como alcalde de la Provincia de Jauja para traer el agua potable a nuestra ciudad desde el manantial de Yuraj Cunya. Nuestro campeón gildemeisteriano don Teodoro Bullón Ríos fue otro de sus conspicuos parroquianos quien entre los circunstantes hacia comentarios en torno a las competencias de tiro con fusil que eran organizados por el Club de Tiro N° 113 de Jauja. Alguna vez, el doctor Alberto Hurtado Dianderas, normalista, farmacéutico, y notario público, mientras saboreaba su emoliente se puso a explicar a los demás clientes que se encontraba con él, las bondades farmacológicas que tenía cada una de las variedades de esta bebida y del porque era recomendado consumirlas. Asimismo, otros habitúes del emoliente fueron los trabajadores de la fábrica de fideos y galletas del súbdito japonés apellidado Ojashi, los obreros de la panadería Ikenaga, los de las fábricas de aguas gaseosas de don Juan Primo, Iseki y Onaka, que comentaban como se había hecho más eficiente la producción en sus respectivos centros de trabajo con la llegada de la maquinaria moderna y de los problemas laborales que estas adquisiciones les había generado. No faltaron las discusiones políticas acaloradas que se suscitaron en torno a esta carreta de los emolientes, entre recalcitrantes “compañeros”, “camaradas”, “anarquistas” e “independientes”. Las parejas de policía de la Guardia Civil que durante los años cuarenta y cincuenta hacían la ronda nocturna por las calles de nuestra ciudad para asegurar la tranquilidad de la población, se detenían en la intersección de los jirones Grau y Junín para reanimarse con un buen emoliente, que bien ganado se lo tenían, dejando al mismo tiempo sus comentarios acerca de las ocurrencias de carácter policial que habían tenido que solucionar durante la jornada. Hubo noches en que a esta carreta se allegaron grupos de jóvenes, guitarras en mano, que luego de haber ofrecido serenatas a las muchachas de sus sueños, vertían comentarios de sus aventuras y cuitas amorosas al calor de vaporosos vasos de emoliente. Al lento degustar de la cálida bebida, los cinéfilos que salían de las funciones de vermouth y noche, luego de ver las películas en blanco y negro que se proyectaron en el cine “Jauja” y posteriormente las cintas a color que comenzaron a proyectarse en los cinemas “Colonial” y “El Carmen”, fungían como críticos cinematográficos de los filmes que acababan de contemplar.

La clientela que desfilo frente a esta fuente de bebida caliente fue crecida y variada, disfruto siempre de los efectos revitalizadores de un emoliente bien servido y prolijamente elaborado, dejando mientras bebía, comentarios diversos acerca de sus vivencias diarias que, como las que se han descrito, pintan de modo magistral el ambiente social, económico y político que se vivió en Jauja durante esos años, convirtiendo de este modo a la carreta blanca de los emolientes en un verdadero centro de información de primera mano, digno de tomarse en consideración.

Los años transcurridos mermaron las energías de don Pedro, por lo que tuvo que transferir la conducción de su negocio a su hijo mayor Aurelio, más conocido como “Pocho”, quien estuvo al frente de la carreta durante diez años, caracterizándose por su trato jovial y el buen sentido del humor que compartió con su clientela. Posteriormente le sucedió su hermano menor Walter, apodado “Pochin”, quien hasta la fecha sigue atendiendo con esmero y calidez la actividad iniciada por su progenitor.

Walter Castillo Laguna, nació en Jauja el 8 de setiembre de 1940, realizo sus estudios primarios en la escuela estatal 501, luego en el Colegio Nacional “San José” curso hasta el cuarto año de secundaria. Es un constante lector del diario “El Comercio”, de la revista “Selecciones”, del periódico chileno “Lea” y otras publicaciones, además es aficionado a la crianza de palomas y gatos pero, su principal preocupación está orientada en mantener el prestigio que han adquirido sus emolientes, poniendo el mayor esmero en su preparación y en la selección de los insumos necesarios. Actualmente se le ve, tras su carreta, a partir de las siete de la noche, entre botellas que contiene concentrados de diferentes colores y que poseen propiedades paliativas o curativas específicas que él recomienda para cada caso, así el emoliente de achicoria con boldo para desinflamar el castigado hígado de los cultores de Baco, el de linaza con grama y el de goma arábiga para aquellos irritables que sufren de ardores estomacales, el de cola de caballo con cebada tostada como diurético para “lavar” los riñones y, el de tamarindo con linaza para los que tienen problemas de estreñimiento.

Durante la semana de carnavales y las festividades de la Virgen del Rosario se incrementa la demanda de sus bebedizos pues, en dichas fechas, llegan los jaujinos residentes en diferentes ciudades de nuestro país y del extranjero, deseosos de tomarse un emoliente que a la par de hacerles reaccionar el organismo, les reconforta el espíritu al actuar como detonante emotivo el afloramiento en la memoria de un sinnúmero de recuerdos vividos en mejores tiempos de la lejana juventud.

Walter, seguirá adelante del negocio, hasta que las fuerzas lo acompañen, tras de esa carreta blanca que como mudo testigo ha presenciado el discurrir nocturno en nuestra ciudad durante largos años, atendiendo con la amabilidad de siempre y protegiendo con sus mixturas la salud de sus numerosos clientes.
Fuente: Asalto – El Xauxalito
Boletín editado por el Centro Cultural Huarancayo
Año 2, Vol. I, N° 07, 2000

Nota: Este relato fue publicado en el año 2,000 y actualmente Walter Castillo se encuentra retirado del negocio de elaboración y venta de emoliente, y radica en la ciudad de Lima por motivos de salud, en compañía de su familia.

Leer más...